Análisis científico y optimista sobre disponibilidad de agua en la Región de Coquimbo: lo que dejó el Encuentro Regional de Fedefruta en Ovalle.

 “Hay un resurgimiento”, afirmó el Dr. Pablo Álvarez,  al señalar que el sector agrícola de esta parte del país podría garantizar al menos dos temporadas más de riego.

Hace pocos días se efectuó en Ovalle el Encuentro Regional de Fedefruta con la ejecución del Seminario “Proyecciones agroclimáticas, alternativas de financiamiento y la importancia de la empresa familiar agrícola” organizado por Fedefruta y Sociedad Agrícola del Norte a través del Nodo de Transferencia y Asesoría Financiera que ejecuta SAN.

María Inés Figari, Directora de Fedefruta y Presidenta de Sociedad Agrícola del Norte destacó que “lo más importante es lo que SAN ha estado propiciando en la región, que es unir la agricultura con la práctica y ciencia, que en instancias como esta nos permiten visualizar los elementos con los que debemos planificar la temporada”.

“Tenemos una tremenda oportunidad de contar con los gremios nacionales para apoyarnos, en forma especial, en los peores momentos, como fue el apoyo de Fedefruta para el terremoto o la situación con servicios impuestos. Estamos logrando que Sociedad Agrícola del Norte sea el puente entre la región de Coquimbo y Santiago, donde se resuelven muchos de los grandes temas que nos afectan”, agrega María Inés Figari.

Por su parte, el Seremi de Agricultura Andrés Chiang señaló que “estos encuentros son muy importantes para los productores, en especial de nuestra región, ya que están en un momento mejor en que la agricultura está generando empleo y desarrollo. El encuentro entre el mundo de los productores e investigadores son instancias que debemos fomentar para sacar de estas actividades ideas para ocuparnos de un sector ecnómico clave”.

Disponibilidad hídrica y buena gestión de las organizaciones de usuarios del agua

“Estamos viendo a los frutales volviendo, los olivos, las vides de mesa… hay un resurgimiento de la actividad con bastante ímpetu, por la garantía del aseguramiento del agua”, señaló durante la cita el académico del Departamnto de Agronomía de la Universidad de la Serena y Director del Laboratorio PROMMRA, Dr. Pablo Álvarez, tras presentar la disponibilidad hídrica en embalses de la región, cifras que apuntan a que esta temporada agrícola  contará con más recurso hídrico que la anterior.

En su charla “Situación y proyección de los recursos hídricos de la Región de Coquimbo”, el académico de la Universidad de La Serena señaló que los embalses de la provincia de Choapa se encuentran cerca de su plena capacidad, lo que permitiría una distribución de agua en torno a los valores normales históricos de esta zona. “Los ríos van a generar agua en torno a los niveles normales y eso va a permitir que la distribución del agua también sea en torno a los valores normales históricos, la que fluctuará entre el 35 y 45% de la dotación total de acciones que tenga cada regante”.

Una situación similar se viviría en la cuenca de Elqui, donde la distribución de agua por derecho accionario podría volver a sus niveles normales, aumentando desde el 20% del año anterior a un número cercano al 50%. “La cifra ya se empieza a aproximar al valor que podríamos considerar deseable por la totalidad de la actividad agrícola, tanto es así que en el fondo el límite de este valor muchas veces no tiene que ver ni siquiera con el ejercicio del derecho ni con la disponibilidad, a veces tiene que ver con la capacidad que tienen los canales de conducir esa agua”.

En el caso de la cuenca del Limarí,  según explica el Director de PROMMRA, la perspectiva hídrica lleva a pensar que durante esta temporada la mayoría de las organizaciones de regantes van a distribuir aproximadamente un 70% – 75% más de agua que la temporada pasada por cada acción. “Hay organizaciones como la del río Limarí, por ejemplo, que en el peor periodo de la sequía distribuyó en torno a 0,1 litro por acción, equivalente a un desmarque del 10%, y en esta temporada entre los meses de diciembre y febrero, va a llegar a un desmarque cercano al 35%, incluso entre 37% – 38%, lo que es bastante bueno y permitirá tener buenos cultivos, terminar bien la temporada y garantizar, con esa extracción de agua, a lo menos dos temporadas más en la misma condición que esta”.

Según explica Álvarez, esta decisión representa un nuevo criterio que los agricultores han adoptado al planificar sus temporadas “en el fondo están pensando también de manera plurianual, anticipándose un poco a lo que podría pasar en el futuro”. Un ejemplo claro es el que agrega el director de PROMMRA al explicar el sistema que utilizará la Comunidad de Aguas Embalse La Paloma, embalse que cuenta con una capacidad de 750 millones de metros cúbicos, el más grande del país. “Hoy está entorno a los 300 – 310 millones de metros cúbicos de llenado y, considerando su capacidad, está un poco menos de la mitad, pero lo importante de ese valor es más bien el cómo se va a usar más que el valor en sí mismo. Si van a distribuir 100 millones durante esta temporada por ejemplo, van a quedar con 200 adentro, lo que garantizaría dos temporadas más en la misma condición, pero siempre que se mantengan los nuevos criterios que, en el fondo, creo que es lo que las organizaciones de regantes tienen que hacer”.

Sobre este nuevo manejo del agua, el experto también se mostró positivo a causa del aprendizaje que los agricultores tuvieron luego de años de sequía. “El sector agrícola, en mi opinión, siempre sorprende porque tiene mucha resiliencia y es capaz de absorber duros golpes. Aprendió sobre la marcha, entendieron el sistema y hoy día se riega con más eficiencia, logrando que con  menos agua se produzca lo mismo e incluso más”, comentó. “Con ese aprendizaje serán capaces de hacer más y mejores cosas”.